Algunos trucos para beber más agua

Si eres de esas personas a las que le cuesta beber agua, a continuación te damos unos cuantos trucos para que ingieras la cantidad recomendable por los expertos cada día, unos dos litros (8 vasos). Verás como de esta forma y con un poquitín de esfuerzo por tu parte te resultará más fácil.

Aquí van las 6 recomendaciones para que bebas más agua:

1.Apuesta por las infusiones. Elige las infusiones que más te gusten o que se adecuen a tu situación: para relajar, para eliminar líquidos, para aumentar las defensas. Mejor tomarlas sin azúcar blanca y en todo caso si te gusta dulce apuesta por edulcorantes naturales como la estevia o la miel.

2.Toma gelatina. La gelatina tiene un gran valor nutricional; contiene colágeno, sales minerales, agua y azúcares. Es una forma saludable de tomar agua con beneficios adicionales.

3.Toma caldos, cremas y sopas de verduras. Acostúmbrate a tomar tus caldos,cremas y sopas cada día. Además de tomar agua estarás consumiendo verdura. Hay muchas recetas y todas riquísimas.

4.Toma agua con unas gotas de limón. En verano un vaso de agua fresquita con unas gotas de limón está riquísimo. Además el limón ayuda a depurar el organismo y te aporta vitamina C. Seguro que te encantará esta forma de beber agua.

5.Toma un vaso de agua antes de dormir. El pensar que tu piel va a estar más bonita y luminosa te dará las ganas para hacerlo. Tómatelo como un complemento a tu crema facial de noche y además barato.

6.Lleva siempre una botella pequeña de agua en el bolso. Es raro que no camines y no sientas sed. Entonces es el momento para ingerir agua que. Ahora si que no te costará ningún esfuerzo beber agua porque lo estarás deseando.

Y sobretodo y muy importante apuesta siempre por agua de calidad como Agua Eden para casa

Recomendaciones para pedir un préstamo

Si estás pensando en pedir un préstamo siempre es bueno que tengas presente algunas cosas. En este artículo te ayudamos con tu préstamo.

prestamo-sin-nomina

¿Qué debes hacer antes de pedir un préstamo?

*Pide sólo lo que vayas a necesitar. Siempre es mejor pedir lo justo, porque luego puedes verte apurado haciendo frente a unos pagos que realmente se salen de tu presupuesto. Además cuanto más pidas más intereses tendrás que pagar.

*Compara condiciones. Cada entidad financiera tiene sus condiciones. Una de las cosas que con mayor hincapié debes mirar es el tipo de interés que te ofrece cada uno de ellos. Tampoco te olvides del costo financiero total (CFT) hace referencia a los gastos de otorgamiento, los gastos administrativos, los seguros de vida, de incendio, etc.

*Elige el tipo de préstamo que se adecua a tu situación. Préstamo personal, minipréstamo etc.

*Consulta los simuladores de préstamos. Hoy en día la mayoría de las entidades ofrecen a través de Internet simuladores de préstamos gratuitos y muy sencillos de utilizar. Tan sólo tienes que introducir la cantidad que vas a pedir y te aparecerá cuanto tienes que pagar cada mes, durante cuanto tiempo así como los intereses a pagar. Esta herramienta te ahorrará mucho tiempo, sin tener que ir de una entidad a otra. Además te da la posibilidad de estudiar tu préstamo tranquilamente en casa.

*Lee siempre la letra pequeña. Para no llevarte sustos o sorpresas y que luego te digan “Usted firmó esto”, siempre debes leer hasta la última coma del contrato que firmas.

*Si no entiendes de estas cosas acude a un asesor o déjate ayudar por alguien en el que siempre confías.

Por último no dudes en preguntarlo todo. Si no estás seguro de algo lo mejor es no firmar nada y dejarte asesorar. Además apuesta siempre por una entidad conocida y reconocida en el sector.