Carillas composite: un rápido ajuste para una gran incomodidad

carillas composite

Existen ocasiones en la que no es recomendable someter nuestra dentadura a procedimientos invasivos (químicos o físicos), porque en esencia están sanos. De este modo, aunque presenten un matiz amarillento, les falten trozos o haya espacios entre las piezas, la solución es sencilla. Así, cualquier defecto físico inofensivo, pero, difícil de ignorar, se resuelve con unas carillas composite.

Éstas son, básicamente, cubiertas homogéneas que se colocan en los dientes afectados. Lo usual es que se trate de los frontales, los cuales se exponen durante el curso normal de una conversación o al sonreir; de forma que la imperfección queda escondida de la vista de todos.

¿De qué están hechas?

Se trata de una resina sintética, no tóxica, que en principio es pastosa, translúcida y cómodamente moldeable. Al solidificarse se obtiene un material de alta resistencia al desgaste natural, con una tonalidad perlada y una consistencia que imitan a la perfección, es decir, el concepto ideal de una pieza dental.

Lo más notable es que si la corrección requerida es simple, es posible que salga ese mismo día del consultorio con una nueva sonrisa. La aplicación de las carillas de composite es fácil, y como se adhieren al diente sin necesidad de tallado, no hay que usar anestesia.

Las ventajas son impresionantes

E incluso si el proceso resulta algo más retador, bastará con preparar un molde de su dentadura, colocar allí el producto, y aplicarlo en la siguiente sesión, requiriéndose entonces dos consultas en vez de una sola. Esto sigue representando una insignificante porción de tiempo en comparación con otros métodos estéticos.

La única desventaja es que el composite no es el más fuerte de los materiales y progresivamente presenta alteraciones en el color. Eso le obligará a realizar periódicos pulidos y algunas reparaciones, aun cuando no es una situación que difiera mucho de la rutina habitual que debemos tener en esa área de la salud.

En definitiva, pudiera no ser la respuesta a todos los problemas dentales, sin embargo, es un procedimiento rápido, efectivo y está disponible a precios accesibles. Funciona perfectamente en aquellos casos específicos en que solo se necesita un pequeño ajuste para lograr el resultado estético deseado.