Estudios de hostelería – El secreto del éxito de su negocio

estudiosdehosteleria

La educación es la clave del progreso; por esto, para que un negocio prospere, dueño y empleados deben aprender sus características básicas y los detalles del funcionamiento. Por tanto, si usted posee un restaurante o un hotel, el mayor empuje que puede darle a su emprendimiento es suministrando al personal, periódicamente, unos estudios de hostelería.

Las empresas hosteleras son aquellas, pertenecientes al sector de servicios, que ofrecen comida y/o alojamiento a su clientela. Las mismas prosperan cuando atienden cuidadosamente a los requerimientos de higiene y pulcritud, orden y estética, excelente elaboración y presentación de los alimentos y buena atención al público

Áreas comprendidas dentro de los estudios de hostelería

  • Gastronomía: es importante saber preparar los alimentos tradicionalmente y también, tener la capacidad de inventar nuevas recetas. Dominar el arte culinario de modo de poder elaborar platos básicos y asimismo, de alta cocina o de la variedad temática (peruana, mexicana, italiana, japonesa, etc.). Familiarizarse con las tecnologías y el uso de los aparatos y utensilios más novedosos.
  • Atención al cliente: la excelencia abarca desde servir a las mesas en una fuente de soda, por ejemplo, hasta organizar un banquete, una cata de vinos y/o de quesos o procesar la diversidad de bebidas alcohólicas existentes en un bar. Conocer el protocolo que aplica en cada caso es esencial.
  • Seguridad: toda persona relacionada de una u otra manera con comidas y bebidas, debe recibir cursos de manipulación de alimentos. Y entender, además, las directrices legales respecto a los alérgenos; de forma de garantizar la inocuidad.
  • Ventas: idear e implementar campañas publicitarias y otras técnicas de marketing, desarrollar y mantener actualizado el sitio web, gestionar las quejas y los reclamos apropiadamente, es parte de los conocimientos requeridos en este punto.
  • Dirección: los encargados y supervisores necesitan entrenarse en gestión de negocios, planificación del presupuesto, cálculos de rentabilidad y medidas para mejorarla, liderar equipos de trabajo, proactividad y eficiencia, control del tiempo, etc.

En resumen, la formación que avale los resultados de la operación tiene que ir orientada al área técnica, administrativa y de comercialización. Al empresario hostelero le corresponde elegir, entonces, a la compañía de adiestramiento idónea para la preparación de su personal.